portada
inicio espacios actividades galeria enlaces de interes como llegar contacto
 

espacio de meditacion y retiros, Ying Tae Camp naturaleza práctica de meditacion yl yoga. arte del sable japones
Existen innumerables caminos en la vida para aprender y así, realizarse. Entendiendo por realización, consumación, comprensión de uno mismo, y por lo tanto, de todo cuánto vivimos y nos rodea. Por eso, los caminos para llevar a cabo este proceso son incontables, existiendo tantos como personas pueblan el mundo. El Ying Tae Camp es uno de ellos.

El ser humano suele tener una visión bastante estrecha de la vida, pero eso no merma la inclinación interna que todos poseemos. Nos dejamos influenciar por personas que nos encontramos a lo largo de nuestra vida, mientras que una voz interior, lo que denominamos conciencia, nos conduce hacia el camino que debemos elegir; ésto es lo mismo que decir que el camino lo vamos escogiendo sobre la marcha, a la vez que vamos experimentando la vida y conociendo otras personas. Es esta conciencia la que nos hace inclinarnos por unas u otras.

Si estás leyendo el inicio de esta página será debido a esta inclinación, y si tu conciencia se siente atraida por este centro, continuarás, para así saber más acerca de lo que aquí enseñamos. En este punto, es donde el maestro cobra un significado particular, aunque como ya hemos comentado antes, el verdadero maestro, es tu propia conciencia, atraída hacia un ejemplo u otro. El maestro, sólo lo es como tal, cuando sirve para motivar y alentar la propia conciencia del individuo. En Asia, se denomina gurú a aquél que enseña a vivir, sin imponer normas y órdenes de cómo hacer las cosas, sino mostrando con su propio ejemplo, cómo aprovechar mejor esta existencia. La vida es una oportunidad preciosa, que no siempre es valorada verdaderamente.

Muchas personas van en busca de un maestro que les enseñe, aunque los motivos, en muchos casos, están condicionados por las propias creencias. Buscan aún sin saberlo, un espejo en el que poder verse. Al principio, nos parece más fácil encontrar a alguien que nos parezca especial que serlo nosotros mismos.
Unos quieren aprender a defenderse, otros desean tener un buen cuerpo que mostrar a los demás, algunos pretenden utilizar ese cuerpo bien formado para ser mejores que los de su alrededor... También están los que anhelan la perfección técnica en lo que ya dominan, o se concentran en la eficacia, la precisión... y así, los motivos por los que uno quiere aprender son innumerables. Todos estos caminos son buenos y necesarios para aprender a superarse a uno mismo, pero si ése es el punto en el que te encuentras, deja de leer y busca en otro lugar, donde halles escuelas especializadas de lucha, ya que el Ying Tae Camp no cubrirá estas necesidades.

Nuestra escuela no es más especial que ninguna. Se fundó como un campo de entrenamiento, donde los motivos anteriormente citados, formaban parte de nuestra filosofía. Después de casi veinte años, y como todo en la vida, nos hemos transformado y hemos cambiado. Ahora, lo único que valoramos, es el cambio de concienciación que el individuo experimenta, practicando el arte marcial, lo que se denomina "Do".

Así pues, si éste es el camino que buscas, bienvenido al Ying Tae Camp. Compartiremos contigo de manera desinteresada, lo que llevamos aprendido, aquí en la montaña.

 

 
vistacampo
 
     
Ying Tae Botaido Yang · Asociación Nacional de Artes Marciales nº 166627
Camino de Selda s/n · 46823 Navarres · Valencia (España) · Telf: 691 682 002